La importancia de tener varias fuentes de ingresos

Oct 30, 2020 | Doctrina, Opinión

Para la mayoría de las personas, el principal ingreso monetario proviene de su empleo. Esto significa que siempre existe la posibilidad de perderlo todo de un momento a otro. Una única fuente de ingreso pone tus finanzas en riesgo, sin importar a lo que te dediques. ¿Cuál es la clave para protegerte y empezar a invertir en tus metas?

Diversifica y vencerás

Mantener el control y seguridad de tus finanzas requiere de una estrategia donde el dinero proceda de distintos lugares y cada fuente de ingresos sea independiente una de otra. ¡Diversificar te da opciones! Te permite tomar decisiones importantes sobre tu dinero con mayor seguridad, pues el riesgo se distribuye; así, si una fuente de ingresos falla no será el fin del mundo.

Trabajas para hacer dinero o el dinero trabaja para ti

¿Importa de dónde proviene tu dinero? ¡Claro que sí! Tus ingresos pueden ser activos o pasivos. Si intercambias tu tiempo, energía o esfuerzo para ganar dinero, se trata de un ingreso activo. Por otro lado, si se requiere poco esfuerzo, la inversión de tiempo es mínima y el dinero viene de forma recurrente, estás ante un ingreso pasivo. Es importante elegir el tipo de ingreso que realmente te acerca a tus metas y al estilo de vida que quieres tener.

 Puedes empezar por aquí…

Lo primero que tienes que hacer es analizar dónde te encuentras en este momento, es decir, cuáles son tus ingresos, inversiones y qué habilidades tienes. Si después de considerar lo anterior tus metas siguen estando lejos, es momento de empezar a diseñar tu propio plan, ¡piensa en grande!

Emprende

Una de las formas más seguras de diversificar tus ingresos es crear tu propio negocio. Si ya eres dueño de una empresa, puedes plantearte ofrecer nuevos servicios o productos en el mismo giro.  Gracias a la tecnología cada vez es más fácil empezar.

Emprender en la era digital

La forma de emprender y hacer negocios está cambiando hoy más que nunca.  Gracias al desarrollo de tecnologías disruptivas como Blockchain, inteligencia artificial, realidad aumentada, virtual e híbrida; los modelos de negocio también comienzan a ser disruptivos.  Empieza por analizar las nuevas necesidades de los consumidores y apóyate de la tecnología para innovar en productos, procesos o servicios.

Monetiza tus conocimientos

Otra buena forma de generar dinero es aprovechar tus pasiones y talentos. Encuentra la manera de monetizar lo que amas y sabes hacer.

Consultoría

Ser consultor implica ser un experto en tu área. Si consideras que tus conocimientos sobre algún tema en específico pueden ser valiosos para una empresa o para otro profesional, no dudes en ofrecer tus servicios como consultor. La consultoría conlleva realizar un diagnóstico de la situación de tu cliente y, con base en tu experiencia, sugerir un plan de acción. Este proceso requiere tu supervisión y análisis de resultados.

Cursos

La enseñanza es otra forma de monetizar tus conocimientos. Ser experto en un tema te facilita crear una estrategia eficaz para transmitir tus saberes. Además de los cursos presenciales, los cursos online están teniendo un gran auge por su practicidad, sus costos y sobre todo por su disponibilidad 24/7, si es un contenido pregrabado.

Conferencias

Tus experiencias profesionales y de vida son monetizables. Si crees que tus vivencias pueden inspirar, motivar o persuadir a los demás, puedes diseñar y preparar una conferencia para venderla a empresas o instituciones.  Además de estar diversificando tus ingresos estarás aportando al desarrollo personal de otros.

 Invierte en instrumentos financieros

Si has ahorrado durante toda tu vida o ese es tu plan, considera poner una fracción de ese dinero a trabajar para ti.  Invertir está al alcance de todos.

De renta fija

Este tipo de inversiones te ofrecen un ingreso constante a plazos fijos.  Es probable que la rentabilidad no sea muy atractiva, pero es poco el riesgo que asumes por tu dinero.  Algunos instrumentos de renta fija son los títulos representativos de deuda que emiten entidades privadas o públicas, tales como bonos de desarrollo, certificados de Tesorería, entre otros.

De renta variable

Con este tipo de inversiones debes asumir un mayor riesgo sobre tu dinero, sin embargo, la rentabilidad puede ser mayor. Son variables porque el beneficio dependerá de varios factores macro y microeconómicos, como la situación económica de un país o cambios propios de una empresa. Algunos de los instrumentos de renta fija más comunes son las acciones, divisas, ETFs, entre otros.

Comienza a tomar las mejores decisiones sobre tus finanzas y acércate a tus metas con mayor seguridad. Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más consejos sobre finanzas personales y estar al tanto de las últimas novedades en el sector.

 

Contenido Exclusivo

Visita nuestro blog especializado para inversionistas, donde podrás conocer todo lo que el mundo de las inversiones tiene para ofrecerte.

Síguenos en Redes Sociales

No te pierdas ninguna novedad. Estate pendiente de lo más actual en inversiones y negocios.